Cómo elegir el audífono adecuado

Si sufres pérdida de audición seguro que sabes cuál es el remedio adecuado: utilizar audífonos. 

Una de cada tres personas mayores de 65 años y muchos más jóvenes de los que cabe pensar son hipoacúsicos. Hay que tener en cuenta además que el oído, como todos los órganos del cuerpo, requiere entrenamiento y si se deja de utilizar, se atrofia. Por eso, la pérdida auditiva puede llegar a convertirse en un grave problema si no se detecta a tiempo o no se trata como es debido. 

Sin embargo, es habitual no acudir al especialista por temor a que nos prescriba un sonotone demasiado caro, al que no nos adaptemos, o que se vea mucho y nos genere complejos.

Para que pierdas ese miedo en este artículo te contamos en qué debes basarte a la hora de elegir el audífono que mejor se adapte a nuestras necesidades.

Primeros pasos antes de elegir un audífono

Antes de tomar una decisión para combatir tu pérdida auditiva lo primero que te aconsejamos es que visites un centro especializado en audiología. En él, y a través de una prueba de audición gratuita, se determinará el grado de tu dolencia y si esta se produce solo para algunas frecuencias o para todas.

De acuerdo a tus necesidades y al estilo de vida que lleves, el audiólogo te presentará distintas opciones estéticas y funcionales para que puedas dar con la solución que mejor se adapta a ti.

¿Qué tipo de audífonos existen?

Según su forma y la tecnología usada hay diferentes tipos de audífonos, que se adaptan según la gravedad de la pérdida auditiva y las características. Los más comunes son:

  • Audífonos intraauriculares (ITE): se fabrican a medida según la anatomía de tu oído y son prácticamente imperceptibles. Se recomiendan para pérdidas auditivas de leves a moderadas. Su uso depende de la forma y el tamaño del conducto auditivo.
  • Audífonos retroauriculares (BTE): consisten en una pequeña caja que se coloca detrás de la oreja y un auricular al principio del conducto auditivo. Más cómodos y duraderos, son más grandes que los audífonos intraauriculares aunque cada vez se hacen más imperceptibles. Se recomiendan para pérdidas auditivas de moderadas a severas.
  • Audífonos de adaptación abierta: se podrían englobar dentro de los audífonos retroauriculares pero a diferencia de la mayoría de ellos no requieren de un auricular hecho a medida. El sonido se dirige al interior del conducto auditivo gracias a un tubo sutil y discreto, dejando el oído abierto.

¿Qué prestaciones tengo que tener en cuenta?

Además de ampliar ciertas frecuencias, hoy en día los audífonos tienen muchas características opcionales que mejoran la capacidad de oír en situaciones específicas:

  • Reducción o cancelación de ruido: todos los audífonos digitales pueden reducir cierta cantidad de ruido de todas o algunas frecuencias. Hay algunos que incluso cancelan el sonido del viento, que es uno de los más molestos para aquellos pacientes que estrenan sonotones.
  • Pilas o baterías recargables: dando la posibilidad de enchufar el dispositivo a la corriente y evitando estar pendiente de llevar una pila de recambio por si se agotan las que están puestas.
  • Micrófonos direccionales: para captar mejor los sonidos que vienen de frente y reducir los sonidos laterales o traseros. Son muy útiles para mejorar la capacidad auditiva en entornos ruidosos. 
  • Telebobinas o de bucle magnético: perfectos para captar directamente el sonido de teléfonos o sistemas de bucles de inducción (presentes en teatros por ejemplo) consiguiendo que el resultado sea un sonido nítido y limpio.
  • Conectividad a través de bluetooth: para conectarse directamente a teléfonos, televisores u ordenadores.
  • Controles remotos.  para ajustar las funciones sin tocar el audífono. Este control remoto está muchas veces incorporado a nuestro teléfono.
  • Entrada de audio por cable. para conectarte directamente a un televisor u otro dispositivo por un cable.
  • Programables: Algunos audífonos pueden almacenar una serie de ajustes preprogramados para diversos problemas y situaciones auditivas.
  • Sincronización: Por ejemplo, si llevas dos audífonos, uno en cada oído, puedes programarlos para que se comuniquen entre sí, de modo que los cambios realizados en un audífono (control de volumen o actualizaciones de programa) se apliquen también al otro.

Condiciones de compra y garantía

Si las condiciones de compra y la garantía son importantes en cualquier adquisición, imagínate a la hora de comprar algo que no sabes si se va adaptar a tus necesidades

Por eso es muy importante que tengas claros ciertos factores antes de decidirte por tu sonotone.

Estas son las condiciones de compra que ofrecemos en Guillermo Ópticos:

✅ Damos la posibilidad de probar los audífonos y que puedas devolverlos si no te adaptas a ellos.

✅ Realizamos revisiones auditivas periódicas para ajustarte tus audífonos al máximo y que la adaptación sea completa.

Financiamos el tratamiento sin intereses.

✅ Damos garantía de dos años con posibilidad de ampliación a cinco años.

Realiza tu prueba de audición gratuita en Guillermo Ópticos y haremos una valoración personalizada sin compromiso.

Puedes reservar cita en nuestro centro de audiología en Madrid  llamándonos al 910 24 41 45 o a través de nuestro formulario de contacto.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)