La importancia de una buena salud auditiva en el desarrollo de los niños.

La audición es uno de los sentidos más importantes para un niño, ya que les proporciona información sobre su entorno y las personas, les ayuda a aprender el idioma e incluye en el correcto aprendizaje del habla.

La pérdida de audición puede tener un gran impacto en el desarrollo de los más pequeños, por eso es tan fundamental el diagnóstico precoz en caso de tener signos de alerta de que tu hijo no escucha correctamente.

El primer paso para garantizar que la audición de su hijo esté en buen estado es asegurarse de que sus oídos estén sanos.  Para esto debes prestar atención al cerumen, ya que puede acumularse y bloquear el canal auditivo, lo que puede causar pérdida de audición o infección. 

Por lo tanto, debe limpiar los oídos de su hijo cada pocos días con hisopos de algodón o una toallita húmeda para eliminar cualquier acumulación de cerumen.

Si nota algún cambio en el comportamiento o el desarrollo auditivo de su hijo, es importante que lo comunique con su pediatra para obtener una valoración y estar alerta por si pudiera presentar algún tipo de problema auditivo.

El correcto desarrollo de la comunicación y el habla en los más pequeños

Debes saber que aunque la pérdida auditiva tenga lugar en el oído, el verdadero efecto se produce en el cerebro, que es el encargado de procesar e interpretar todos los sonidos y en consecuencia del correcto desarrollo de la comunicación y el habla.  

¿Sabías que en el mismo momento en el que nacemos comenzamos a desarrollar el lenguaje? 

Oímos con el cerebro, no con los oídos. O lo que es lo mismo, nuestros oídos son los encargados de capturar los sonidos, pero es nuestro cerebro quien los procesa e interpreta. 

Es por esto que los problemas de audición o la pérdida auditiva afectan en el desarrollo de la comunicación y el habla. 

Son durante los primeros 5 meses de vida los bebés aprenden a distinguir los diferentes sonidos y empiezan a balbucear. Cuando se acaba el período de balbuceo es cuando el niño comienza a experimentar el uso de las palabras.

El lenguaje se adquiere a través de los sonidos, por eso, cuando un niño no escucha bien o tiene problemas auditivos, dejan de aprender palabras que debería escuchar en su entorno y en consecuencia el desarrollo básico del lenguaje se retrasa.

Los problemas de audición pueden influir en el desarrollo del habla y el lenguaje.

Las afecciones auditivas más comunes en los más pequeños

Ya hablábamos en este artículo sobre las causas de infección en los oídos en niños.  Más allá de las mismas, los problemas auditivos más comunes que suelen darse en niños pequeños son:

  • La pérdida auditiva conductiva

Ocurre cuando la cóclea o una parte del sistema auditivo está dañada y no puede funcionar por completo. Esto significa que el sonido no puede viajar correctamente al tronco encefálico y entrar en el oído interno.

La pérdida auditiva conductiva ocurre principalmente en niños menores de 8 años. La causa más común, con mucho, es la infección en el oído medio, pero hay otras causas como la otitis media y traumatismo en el oído.

La pérdida auditiva conductiva puede ser causada por líquido en el oído medio. Este líquido, generalmente de un resfriado mal curado, puede causar problemas en los huesos del oído. 

En la mayoría de los casos, la pérdida auditiva conductiva en los niños es temporal y autolimitada

  • Resfriados 

Los resfriados son la causa más frecuente de pérdida auditiva conductiva en los niños, generalmente de manera temporal.

  • La enfermedad de Meniere 

Esta enfermedad puede causar mareos, tinnitus y pérdida de la audición. Reacciones alérgicas a picaduras de insectos o exposición ambiental que también puede causar vértigos.

  • Sinusitis

Cuando hablamos de sinusitis nos referimos a una inflamación o infección de los senos paranasales. Cuando las bacterias que atacan causan una acumulación en los senos paranasales, esto lleva a que el líquido se mueva en los senos paranasales y causando presión, dolor y dificultad para respirar

Esta afección puede provocar una infección o un absceso en el oído, la nariz y la garganta.  La sinusitis generalmente se trata con antibióticos orales o un aerosol nasal.

La sinusitis es de origen vírico, por lo que en la mayoría de los casos suele remitir sin necesidad de tratarla con medicamentos o en la mayoría de los casos el con un tratamiento de antibióticos orales o un aerosol nasal.

Pérdida de audición neurosensorial

La pérdida auditiva neurosensorial, o más conocida como sordera nerviosa, es el tipo más común de pérdida auditiva en los niños. Es un tipo de pérdida auditiva que ocurre cuando hay daño en el oído interno o en el nervio que envía la información del sonido al cerebro. 

Ocurre cuando hay daño en la parte del cerebro que procesa la información del sonido y envía mensajes a los oídos para ayudarlo a escuchar.

La pérdida auditiva neurosensorial puede ser causada por una variedad de cosas, como infecciones, lesiones en la cabeza, o la exposición a sonidos fuertes durante un período prolongado.

En muchos casos, la pérdida auditiva neurosensorial se puede tratar con audífonos. 

En estos casos el diagnóstico precoz es fundamental en los más pequeños, para tomar medidas lo antes posible y que así su hijo no se retrase en el aprendizaje del lenguaje.

Es importante realizar revisiones auditivas periódicas.

Pérdida de audición mixta

La hipoacusia mixta o también conocida como sordera unilateral, se da cuando no hay audición, o hay muy poca audición en un oído, pero hay audición normal en el otro. 

Los niños con esta afección suelen comportarse como si oyeran con normalidad y desarrollan correctamente tanto la capacidad de habla como la del lenguaje. 

Sin embargo, el desequilibrio de la audición entre los oídos dificulta la escucha cuando hay ruido de fondo y esto puede dificultar el aprendizaje de su hijo en la escuela.

Causas y factores de riesgo:

  • Síndromes genéticos
  • Traumatismo craneal
  • Virus u otras enfermedades
  • Exposición a medicamentos o productos químicos que dañan el oído interno o los nervios del interior del oído.

Los niños con este tipo de problemas suelen tener dificultad para escuchar cuando hay ruido de fondo, para localizar la dirección de un sonido, para oír a alguien que está en otra habitación, o para entender lo que se dice. 

Su hijo puede ser capaz de oír a distancia, pero no siempre entender lo que se dice. Parece que no escucha ni presta atención porque responde incorrectamente a una pregunta o petición y suelen frustrarse con facilidad.

¿Cómo saber si mi hijo tiene problemas auditivos?

Hay algunas señales que nos alertan de que nuestro hijo puede tener problemas auditivos como:

  • No habla de forma clara.
  • Responder de manera confusa.
  • Parece tener dificultad para entenderte.
  • Sus respuestas no coinciden con la conversación.
  • Responder la mayoría de las veces con un “¿qué?”
  • Tardar en hablar o formular frases.
  • No sobresaltarse con sonidos altos.
  • A la edad de un año no ha aprendido a decir palabras sencillas como papá o mamá.
  • No voltea la cabeza si le llamas por su nombre pero sí cuando te ve.
  • Sube demasiado el volumen de la televisión o el móvil.

¿Cómo prevenir y diagnosticar la pérdida auditiva en niños?

Si su hijo es aún un bebé menor de seis meses, la prueba de respuesta auditiva del tronco encefálico permitirá medir  cómo responde el cerebro al sonido durante el sueño profundo.  

A la mayoría de los bebés se les hace la prueba de audición mientras todavía están en el hospital. Siempre siendo importante que se le haga una evaluación completa de la audición  antes de los 3 meses de edad.

Para los niños es importante realizar un examen de audición antes del comienzo de la escuela. En caso de no pasar las pruebas correctamente y detectar que puede haber algún problema, hay   otras pruebas  específicas como el examen de audiometría conductual, donde es posible determinar los niveles de audición específicos para una frecuencia en bebés y niños pequeños.

Dependiendo de los resultados realizados en las pruebas auditivas, podrán usarse implantes cocleares, audífonos o tubos de ventilación.

Si mediante las pruebas se determina que es posible que su bebé tenga una deficiencia auditiva, se debe realizar una evaluación auditiva más exhaustiva lo antes posible para confirmar el diagnóstico. 

Incluso una pérdida auditiva leve puede afectar la audición general y debe diagnosticarse y tratarse adecuadamente.

Tratamientos infantiles para la deficiencia auditiva

Si la audición no mejora en un período de tres meses y sigue habiendo líquido detrás del tímpano, el médico puede recomendar la derivación a un especialista. Donde dependiendo de los resultados de las pruebas auditivas podrán tratarse con tubos de ventilación, implantes cocleares o audífonos.

  • Tubos de ventilación

En los casos en los que  el líquido persista y haya suficiente deficiencia auditiva conductiva por el líquido, el especialista puede recomendar drenar el líquido por medio de tubos de ventilación. 

  • Uso de audífonos

Cuando la pérdida auditiva se debe a una malformación del oído externo o medio, un audífono puede restaurar la audición a niveles normales o casi normales. 

La colocación temprana de audífonos para bebés con deficiencia auditiva es importante para darles la posibilidad de que conozcan el sonido y el lenguaje.  Ya que en los niños con deficiencia auditiva neurosensorial de leve a moderada, los audífonos pueden mejorar tanto la audición que la mayoría pueden desarrollar un habla y un lenguaje hablado normales.

  • Implantes cocleares

Si su hijo tiene una deficiencia auditiva grave o profunda en ambos oídos y los audífonos no le proporcionan ningún beneficio, o el beneficio es muy pequeño, podría ser un candidato para implantes cocleares. Si su familia está considerando un implante para un niño cuya pérdida auditiva ocurrió al nacer, las mejores posibilidades de que desarrolle un habla y una audición útil se logran con la colocación temprana de los implantes en lugar de la colocación tardía.

Recomendaciones

Recuerda que lo más importante para que tu hijo tenga un correcto desarrollo de la comunicación y el habla es un diagnóstico a tiempo que permita ver si hay un problema. 

Para ello, ante cualquier señal de alerta de que tu hijo pueda tener algún problema auditivo, es recomendable que acudas a tu pediatra o médico de cabecera y en caso de sospecha acudir a un especialista para realizar las pruebas auditivas oportunas.

No dudes en visitarnos en nuestro centro óptico y de audiología en Madrid Guillermo ópticos para realizar tu examen de audición. Reserva cita en el 910 24 41 45

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)