Diabetes ocular: cuáles son sus síntomas y cómo prevenirla

La diabetes ocular, también conocida como retinopatía diabética, es una complicación de la diabetes que deriva en enfermedad de los ojos.

Es la primera causa de ceguera entre los adultos. Se calcula que alrededor del 25% de las personas con diabetes tipo 1 o tipo 2 desarrollan a lo largo de su vida esta retinopatía, siendo graves el 5% de los casos.

Si eres diabético o conoces a alguien cercano a quién pudiera afectarle esta enfermedad, sigue leyendo y descubre sus síntomas y cómo prevenirla

¿Por qué se produce la diabetes ocular?

La retinopatía diabética se produce cuando los altos niveles de azúcar en sangre hacen que los vasos sanguíneos del ojo sufran alteraciones que dificultan la circulación sanguínea de la retina.

En la primera etapa de esta enfermedad ocular los vasos sanguíneos de la retina se hinchan o se cierran, lo que provoca edemas maculares o exudados que dificultan la visión y la vuelven borrosa.

Si la enfermedad avanza, la retina comienza a generar nuevos vasos sanguíneos muy frágiles, que al romperse sangran y cicatrizan, pudiendo hacer que el paciente pierda la visión central y periférica.

Aunque cualquier persona con diabetes puede sufrir diabetes ocular, la probabilidad es mayor en los siguientes casos:

  • En pacientes que sufren diabetes desde hace mucho tiempo.
  • En aquellos casos en los que no ha habido un control efectivo de la glucosa en sangre.
  • En pacientes fumadores.
  • Personas con presión arterial general alta o hipertensión ocular, de cuyas causas y síntomas hablábamos aquí. 
  • En personas con niveles de colesterol altos.

Síntomas característicos de la retinopatía diabética

La mayoría de las veces esta enfermedad no presenta apenas síntomas hasta que su estado es avanzado, por lo que es muy importante conocerlos y acudir al oftalmólogo en el caso de tener cualquier sospecha. 

Los síntomas de la diabetes ocular son:

  • Sensación de ver moscas volantes o hilos que aparecen o desaparecen.
  • Visión borrosa intermitente.
  • Mala visión nocturna.
  • Notar que existen áreas en nuestro campo de visión que aparecen más oscuras.
  • Percibir algunos colores con menos intensidad.
  • En estados muy avanzados de la enfermedad: pérdida de visión.

Enfermedades asociadas

Tener diabetes ocular puede derivar en otras enfermedades de los ojos que influyen en la calidad de la visión. Las más importantes son:

  • Edema macular:

Producido cuando la mácula de la retina se hincha debido a la diabetes haciendo que la visión se vuelva borrosa

  • Glaucoma:

O daño del nervio óptico que es el encargado de transmitir las señales visuales al cerebro. Deriva en pérdida de vista y ceguera permanente si no se trata a tiempo.

  • Cataratas:

Ya hablamos de las cataratas en este artículo. Aparecen con la vejez, los pacientes con diabetes ocular pueden tenerlas a edades más tempranas. Se producen por la acumulación de depósitos en los cristalinos lo que hace que dejen de ser transparentes y, por tanto, dejemos de ver nítido

Prevención de la diabetes ocular.

El refrán de “más vale prevenir que curar” cobra todo el sentido en el caso de esta enfermedad. Las mejor manera de prevenir la diabetes ocular son:

  • Llevar un control preciso de los niveles de glucosa en sangre, la presión arterial y el colesterol.
  • Tener un estilo de vida saludable, haciendo deporte y siguiendo una dieta baja en azúcares y grasas.
  • No fumar.
  • Someterse al menos una vez al año a una revisión oftalmológica. En ella, se dilatarán las pupilas para examinar mejor la parte posterior del ojo y se medirá la presión de los ojos. 

Aunque se trata de una prueba sencilla e indolora, se recomienda acudir acompañado, ya que la visión permanecerá borrosa durante las horas posteriores a la misma.

Los tratamientos contra la diabetes ocular ayudan a frenarla pero no a curarla

Tratamiento de la diabetes ocular

Como ya se ha comentado, en el caso de la diabetes ocular es muy importante centrarse en la prevención, puesto que ninguno de los tratamientos asegura recuperar la versión perdida

Dicho esto, además del tratamiento propio de la diabetes, existen varias alternativas para combatir la diabetes ocular:

  • Tratamiento con láser: quemando los vasos sanguíneos afectados en una o varias sesiones. Es un tratamiento que frena la enfermedad, pero no la cura, siendo poco probable que se recupere la visión perdida antes del comienzo del mismo.
  • Vitrectomía: consistente en la extracción de sangre o tejido cicatricial del ojo para mejorar la visión del paciente.
  • Existen también medicamentos que ayudan a evitar la aparición de vasos sanguíneos anormales.

En cualquier caso y ante la aparición de cualquiera de los síntomas mencionados, lo mejor es acudir cuanto antes a un oftalmólogo para que haga una revisión completa de nuestros ojos.

En Guillermo Ópticos orientarte acerca de tus problemas de visión y resolver todas tus dudas. Pásate a vernos por nuestro centro óptico de Madrid y te atenderemos sin ningún compromiso.

Puedes pedir cita previa llamándonos al 910 24 41 45 o escribiéndonos al 691 776 230.

En Guillermo Ópticos orientarte acerca de tus problemas de visión y resolver todas tus dudas. Pásate a vernos por nuestro centro óptico de Madrid y te atenderemos sin ningún compromiso.

Puedes pedir cita previa llamándonos al 910 24 41 45 o escribiéndonos al 691 776 230.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)