Fotofobia: Qué es, síntomas y cómo evitarla.

¿Has sufrido en alguna ocasión intolerancia a la luminosidad? La fotofobia o sensibilidad a la luz es la intolerancia o molestia que sienten algunas personas ante luces intensas, aunque también se dan casos más agudos en los que se puede sufrir fotofobia independientemente de la intensidad de la luz. 

Fuentes como la luz fluorescente o la luz solar te pueden generar incomodidad y, en ocasiones, dolores de cabeza o cefaleas. 

¿Cuáles son las causas de la fotofobia?

Ya sabes lo que es la fotofobia, ahora continúa leyendo para descubrir cuáles son sus causas. Si bien es cierto que no es una patología ocular como tal, puede derivar de otros problemas de visión. 

fotofobia síntomas

Hay causas de origen natural como el tener los ojos claros, pupilas grandes o migrañas y causas de origen externo como infecciones, traumatismos de córnea o un mal uso de las lentillas que pueden ser desencadenantes de la fotofobia. 

Las personas de ojos claros pueden experimentar más sensibilidad a la luz puesto que su iris presenta menor pigmentación, lo que deja pasar una mayor cantidad de luz. Los ojos oscuros presentan niveles más altos de pigmentación que los protege de fuentes de luz más intensas. La fotofobia también se da en personas albinas que carecen de pigmentación ocular.

Los traumatismos en la córnea pueden causar el aumento de sensibilidad a la luz. Se suelen dar en personas que desempeñan su trabajo en entornos industriales en los que se puede sufrir el impacto de materiales u objetos. 

fotofobia

En estos casos es imprescindible acudir a un especialista, dado que si alguna partícula se queda incrustada durante mucho tiempo puede dar lugar a úlceras o queratitis. Las personas que utilizan lentillas son también más propensas a provocarse un traumatismo en el ojo.

Ciertas patologías oculares como la conjuntivitis o la uveítis también pueden ser desencadenantes de sensibilidad a la luz o fotofobia. 

Las personas con problemas neurológicos como migrañas o cefaleas son más propensas a sufrir sensibilidad a fuentes de luz aún cuando no estén padeciendo ningún episodio.

Por último, el consumo de ciertos medicamentos o fármacos que dilatan la pupila pueden ocasionar fotofobia, no obstante en estos casos desaparece en el momento en que se deja la medicación.

 

¿Cuáles son los síntomas de la fotofobia?

Si bien es cierto que lo síntomas de la fotofobia pueden variar de una persona a otra y no se dan en todos los casos, los que se repiten con más frecuencia son:

 

  • Dolor de cabeza o cefaleas.
  • Incomodidad y molestia ante la luz.
  • Visión borrosa.
  • Mareos.
  • Ojos rojos.
  • Picor en los ojos. 
  • Rigidez cervical.

fotofobia causas

 

¿Cómo diagnosticar la fotofobia?

Si sufres alguno de los síntomas mencionados anteriormente y piensas que puedes sufrir hipersensibilidad a la luz, lo principal es que acudas a realizarte un examen visual en tu óptica de confianza. Si tu óptico lo cree necesario, deberás acudir al oftalmólogo para descartar que tengas alguna patología o enfermedad ocular. 

 

¿Cuál es el tratamiento para la fotofobia?

La mejor recomendación que te podemos dar si sufres fotofobia es el uso de gafas de sol polarizadas, que ofrecen una protección adicional contra los fuertes reflejos que puede causar la luz en el agua o nieve. 

como cuidar y limpiar tus gafas

Las gafas de sol con cristales fotocromáticos, que se oscurecen en función de la luz, se adaptan a las circunstancias lumínicas de cada momento y bloquean los rayos ultravioleta son fundamentales en casos de sensibilidad a la luz.

 

¿Cómo evitar la fotofobia?

Te hemos explicado qué es la fotofobia, cuáles son sus síntomas y su tratamiento. Ahora te estarás preguntando cómo evitarla o prevenirla en caso de que la sufras en momentos puntuales y sin padecer ninguna patología ocular. 

Lo principal que te vamos a recomendar es que ajustes el brillo y contraste de todos los dispositivos electrónicos. Hoy en día estamos expuestos a diario  y durante muchas horas a pantallas en el trabajo y pantallas en nuestros smartphones, por lo que es fundamental ajustar el brillo y activar el modo “eye saver”.

Tanto en tu lugar de trabajo como en tu casa es fundamental que ilumines el espacio con luz natural durante el día y con luces de led de baja temperatura lumínica para que no produzcan fuentes de luz brillantes y frías. 

Jamás expongas tus ojos a la luz solar directa y, por supuesto, invierte en unas gafas de sol homologadas, como las que puedes encontrar en tu óptica de confianza. En este post te damos todos los consejos para elegir las gafas de sol adecuadas. 

No recomendamos conducir si se padece alguna enfermedad que desencadene fotofobia a excepción de personas en las que se padezca sin motivo patológico, en cuyo caso recomendamos conducir con el uso de gafas de sol polarizadas. 

 

 

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)