Combate el estrés, un enemigo de tu salud visual.

82 / 100

combate el estrés y cuida la salud de tus ojos

 

La persona que combate  el estrés, libra una batalla diaria en la era moderna, sin embargo, ya existen muchos estudios relacionados con este estado de tensión física y emocional que afecta tu salud visual.

La considerable sobre exposición de la vista hacia los aparatos digitales, o las jornadas laborales tan aceleradas del mundo moderno, terminan siendo influyentes en una serie de síntomas que afectan la vista, y que son producto del estrés al que estamos sometidos en nuestro día a día.

Veamos algunos aspectos relacionados con este tema y vivamos con tranquilidad nuestra acelerada vida, para evitar este mal que aqueja la salud del hombre moderno.

¿Qué es el estrés?

Son muchos los estudios relacionados con este estado de tensión física y emocional que los seres humanos, en este caso, padecemos por razones diversas que se comprometen con la relación que tenemos con nuestro entorno.

El estrés es una respuesta a determinados estímulos externos, que puede ser positivo o negativo, que utiliza el cuerpo para reaccionar y adaptarse a esa realidad.

El estrés puede afectar directamente nuestra salud y manifestarse a través de diversos síntomas: Problemas para dormir, caída del cabello, reacciones cutáneas, taquicardias, agravamiento de patologías previas y una gran cantidad de afecciones oculares, por citar algunos ejemplos.

Aunque existe un estrés no perjudicial que, al contrario, sirve de impulso para que realicemos determinadas actividades; existe otro mucho más grave que puede desencadenar un sinfín de patologías y de las cuales hay que estar muy atento a sus síntomas.

Por el contrario, cuando el estrés es excesivo puede producir problemas de desgaste mental, como irritabilidad y ansiedad, y una serie de patologías en cualquiera de nuestros órganos, incluyendo la vista.

¿Cómo afecta a la salud visual?

La vista se ve cada día más comprometida y afectada en las sociedades modernas en que la sobre exposición a aparatos electrónicos, contrarrestan con el agitado mundo que hoy nos arropa y que es capaz de agitar considerablemente la salud visual

Estos altos niveles de ansiedad y estrés tienen una relación directa con nuestro estado de ánimo y el cansancio o fatiga visual no atendida oportunamente, generado por largas horas de trabajo continuo y muchos otros factores que la sociedad ha venido incluyendo como parte de la vida misma.

Esta llamada visión borrosa o los flashes de luz, podrían representar entonces, mucho más que una patología como la miopía, por citar alguna, estamos frente a un problema social que solo los especialistas pueden orientarnos si queremos preservar nuestra salud visual.

Problemas visuales relacionados con el estrés

Te presentamos algunos de estos problemas visuales recurrentes cuando el estrés ataca sin medir las consecuencias.

  • Inflamación ocular

Las situaciones recurrentes de estrés pueden fomentar la aparición de una coidopatía serosa central, una afección ocular, que afecta tanto a jóvenes como a adultos y genera pérdida de visión porque consiste en una alteración de la parte central de la retina. 

Esta patología suele originarse por un desajuste hormonal y bioquímico, que produce aumento en la permeabilidad en los vasos que irrigan los ojos, haciendo que suelten más fluido. 

  • Tics en los ojos

Este fenómeno suele acontecer ante el cansancio físico, agotamiento o falta de sueño es una vibración en el párpado o un tic en el ojo. Una contracción involuntaria del músculo de Müller, el encargado de elevar el párpado, y se denomina espasmo palpebral. 

El estrés es una de las causas que pueden generar esta condición en tus ojos por ello debes evitar la excesiva irritación ocular, tensión en el párpado, o la falta de sueño, que pueden acompañar a esta situación.

  • Fatiga ocular

La fatiga ocular, también llamada astenopia, es el cansancio que sufren los ojos como consecuencia del estrés o de un uso excesivo de la vista como, cuando se conduce distancias largas o se mira la pantalla de la computadora o de otros dispositivos digitales durante espacios de tiempo muy prolongados.

Todos estos síntomas pudieran desaparecer al descansar la vista, sin embargo, en algunos casos estos síntomas como los dolores de cabeza, y visión borrosa pudieran indicar una enfermedad oculta. 

Para ello debes ponerte en manos de expertos que realicen una evaluación y te den el diagnóstico más apropiado puesto que no se debe confundir la fatiga visual con la vista cansada, que hace referencia a la presbicia.

  • Flashes iluminados en los ojos

Este síntoma suele estar acompañado por la sensibilidad a la luz, estas manchas flotantes o chispas de luz son síntomas que pueden manifestarse cuando se está nervioso o para alertar la aceleración en el ritmo cardíaco o de una posible deshidratación cuando se realiza una actividad física.

Sobre todo, en verano, debemos tener mucho cuidado con nuestros ojos para evitar una excesiva exposición a la luz, y cargarnos de estrés, lo recomendable es utilizar gafas adecuadas y tomar control de las hora en que nos exponemos directamente al sol.

  • Inflamación de los párpados

La blefaritis consiste en la inflamación de los párpados, una causa frecuente de enrojecimiento y dolor en los ojos, así como lagañas en las pestañas. 

Se produce cuando las secreciones grasas de las glándulas que se encuentran en el borde palpebral son más abundantes y se quedan adheridas a los párpados, acumulándose entre las pestañas. Suele darse con más frecuencia en personas que pasan demasiado tiempo delante de pantallas electrónicas o en ambientes de trabajo muy secos.

  • Amaurosis Fugax

Nos referimos a una pérdida repentina y temporal de la visión ante un bloqueo momentáneo de la circulación sanguínea en la retina y puede durar entre unos segundos o incluso minutos.

No es una enfermedad en sí misma, sino una señal de otros posibles trastornos, suele darse en personas con antecedentes familiares de esta enfermedad, pero también hay casos en los que aparece tras estar sometidos a un elevado nivel de estrés durante un periodo prolongado.

El estrés puede causar serios daños en la visión

 

Ya hemos puntualizado en el avance de las situaciones de estrés en las sociedades modernas y de cómo puede afectar a tu salud visual, por ello es recomendable que atiendas cualquier situación que afecte tu tranquilidad y busques soluciones oportunas.

El estrés puede desencadenar alteraciones en nuestra salud como, por ejemplo, insomnio, desgana, cambios de humor, así como problemas que afecten a la salud cardiovascular.

Meditar y controlar la respiración siempre ayuda en esta tarea de adaptar nuestra salud integral al agitado mundo de hoy, ya que a través de una buena respiración podemos controlar los nervios y la ansiedad.

La práctica de actividades deportivas y recreativas que generen ejercicio físico pueden contribuir considerablemente a la disminución del estrés en las personas ya que nos ayuda a liberar endorfinas y a relajar nuestro organismo.

Si algo tenemos claro es que antes de tomar algún fármaco, consulta a un médico especialista ya que esta práctica suele ser la última opción y para casos más extremos.

Conclusión

Sin duda el estrés puede afectar nuestra visión, las diferentes patologías asociadas a este mal lo confirman, algunas generan inclusive la pérdida temporal de la visión.

Ante una situación de estrés que afecte tu salud visual te recomiendo consultar con los especialistas para obtener un diagnóstico certero y buscar la solución más adecuada oportunamente.

Ante cualquier síntoma de los que te hemos planteado, busca ayuda y tómate las cosas con calma, no permitas que el estrés arruine tu salud integral.