Principales afecciones visuales y cómo remediarlas

aprender-afecciones-visuales

 

La visión es uno de los sentidos de la gran mayoría de los organismos vivos. El sentido de la vista es la capacidad de, además de permitir el ingresos de los rayos de luz a los ojos, la transformación de la energía luminosa en otro tipo de energía que podrá viajar hacia nuestro cerebro para ser interpretada.

Muchos son los elementos que colaboran e integran este proceso: los ojos (junto a otros, como  músculos propios), los nervios ópticos y otras las estructuras precerebrales, zonas y estructuras dentro del cerebro, y  en coordinación con otras partes de la corteza cerebral, una muy especial: la corteza visual.

 

Diferencia entre una persona con visión sana y una con miopía, hipermetropía o astigmatismo.

Es así que podemos percibir nuestro entorno y relacionarnos con él y con otros seres que en él se encuentran. No obstante, hay afecciones que pueden empobrecer esta capacidad, disminuirla paulatinamente hasta anularla o, en algunos casos, suprimirla de forma temporal o definitiva, con la consecuente limitación en nuestra calidad de vida y de relación con los demás.

Una persona joven, sana y emétrope es aquella que al ver a lo lejos puede ver con claridad. Miran objetos lejanos con su visión totalmente relajada, tanto con uno como con ambos ojos a la vez y puede ver objetos cercanos poniendo en juego acomodación (enfoque) sin que esto le suponga un estrés, cansancio o dificultad.

Por otro lado, una persona amétrope (con miopía, hipermetropía, astigmatismo, o la combinación de dos o más de éstas) es aquella que no puede ver de forma nítida a lo lejos, en cerca o en ambas distancias.

La miopía es un problema refractivo en el que la persona sana y joven, sin ningún tipo de compensación óptica, como gafas o lentillas y en las mismas condiciones que comentamos del emétrope (con su visión relajada) ve borroso al ver a lo lejos, aunque a veces puede ver bastante bien en cerca.

Sus ojos “actúan como lupas”, por los que se les conoce como “cortos de vista”: en distancias “cortas” ven bastante bien (pero se encuentran muy inseguros e incomodos al ver a lo lejos a causa de la borrosidad). 

Puedes visitar y ver Las 7 claves para prevenir y frenar la miopía, para así entenderla aún más y poder ayudarte a combatirla.

 

¿Cómo ve un emétrope?

Sus ojos tienen “más potencia dióptrica o dioptrías” que un emétrope y es por esto que se compensan con lentes oftálmicas o lentillas de contacto negativas, para “quitar” esa potencia que “tienen de más” respecto del emétrope.

Aquí tienes cómo vería una persona joven sin problemas ni estrés visual y cómo vería un miope joven sin compensar.

                                                      

 ¿Cómo ve un hipermétrope?

La hipermetropía es la condición refractiva que aqueja a una la persona sana y joven donde, sin ningún tipo de compensación óptica y sin esfuerzo de acomodación, vería borroso tanto en lejos como en cerca. A ambos lados puedes comparar cómo ve un hipermétrope sin compensar y totalmente relajado y cómo vería la misma persona con un esfuerzo inconsciente que explicaremos a continuación. 

Nuestro cerebro siempre intenta obtener la mejor imagen posible y envía estímulo de acomodación a los ojos cuando la imagen que recibe es borrosa. Es así como los hipermétropes llegan a ver nítido sin saber que se sobre esfuerzan todo el tiempo, su cerebro les obliga a acomodar.

Esta situación no es normal ni deseable (para un hipermétrope, un miope o un emétrope). La visión de las personas sanas, al ver a lo lejos, debe estar totalmente relajada y la acomodación está pensada sólo para enfocar objetos cercanos.

Sus ojos, por orden del cerebro, se “transforman” en unos telescopios que enfocan los objetos lejanos, intentan poner en juego un valor de acomodación similar a la hipermetropía que padecen. En la mayoría de los casos lo logran, pero el coste es muy alto.

 

Tensión ocular en personas mayores de 40 años

El esfuerzo de enfoque, sobre todo en personas mayores de 40 años, produce tensión en los ojos, picores, lagrimeo y un largo etcétera. Para satisfacer al cerebro y ver nítido de lejos, la demanda de acomodación es muy grande: deben enfocar en lejos y aún más en cerca.

Tienen la conciencia que ven bien en lejos y mal sólo en cerca, pero la realidad es que sus ojos ya no pueden más y “comienzan” a ver borroso de cerca o no  logran mantener esa nitidez durante mucho tiempo (al enfoque en lejos se suma el de cerca).

Dado que al sistema visual de los hipermétropes jóvenes “le faltan dioptrías”, las lentes o lentillas positivas les ayudan a enfocar en lejos de manera cómoda y sin sobre esfuerzo de acomodación.

Compensarla correctamente es importante sobre todo en niños. Una hipermetropía no compensada o de forma insuficiente puede ocasionar descoordinación en la visión con los dos ojos y hacer que el niño comience a bizcar los ojos.

Puedes también aprender sobre como Evitar la Fatiga Ocular desde nuestro blog y así evitar esfuerzos sobre los ojos.

 

¿Qué es la pesbícea?

Es momento de hablar de la presbicia. En una persona sana y mayor de 40 años, la visión en cerca comienza a dificultarse. Descubre que si aleja lo que desea leer ve un poco mejor o comienza a evitar las tareas en cerca. Esta evolución natural y normal de la visión se llama presbicia o “vista cansada”.

Podríamos decir que es “una hipermetropía fisiológica normal” cuyo origen es simplemente el paso de los años. Esta incapacidad de enfoque posee varias causas, pero todas ellas se relacionan con procesos degenerativos normales de los ojos relacionados con la edad y que irá a más a medida que la persona se hace más mayor.

Es por esto que la presbicia también se compensa con lentes positivas, y es por eso que, tanto en hipermétropes como en miopes, sus compensaciones ópticas para ver de cerca son más positivas que la que utilizan para ver de lejos. La anécdota es que, en el caso de los miopes que sí llevan  gafas para ver bien en lejos, estén más cómodos sin ellas para ver en cerca. Esto se explica porque la cantidad de presbicia es igual o muy similar a su miopía.

 

Recomendaciones para el tratamiento de presbícea

Por tanto, la presbicia aparece a partir de los 40 años para todos, aunque algunas personas no acusen sus síntomas. Así, puedes ser hipermétrope y présbita o miope y présbita, y para remediarlo puedes hacer una gafa para ver de lejos y otra para ver de cerca.

Lo más recomendable y práctico es hacer una gafa con lentes progresivas. Si ya eres présbita no sólo tienes dificultades para ver de cerca, sino que, además, vas perdiendo capacidad de enfoque en las distancias intermedias como:

  • Ver la pantalla de tu ordenador
  • Un lienzo montado sobre un caballete si te gusta pintar
  • Ver tu mesa de trabajo si te dedicas el bricolaje
  • La encimera si te gusta cocinar son distancias intermedias.

Beneficios del uso de lentes progresivas

El beneficio que te ofrecen las lentes progresivas es que, además de ver nítido en lejos, cerca y en distancias intermedias, tu visión será confortable y no estarás haciendo ningún sobre esfuerzo en ninguna distancia a la que mires.

 

¿Qué es el astigmatismo?

También existe otra ametropía que es interesante conocer: el astigmatismo. Para explicarlo compararemos nuestros ojos con nuestro planeta. El globo terráqueo se divide en paralelos y meridianos.

Si vemos el ojo de frente, el polo anterior corresponde con la córnea y la pupila. Ésta es la que posibilita la entrada de luz dentro del ojo y desencadena la visión.

Si pensamos en el ojo como una esfera, como una pelota de futbol redonda perfecta, todos sus meridianos serían iguales y, por tanto, las dioptrías que se generan en cada plano de mirada también serían iguales.

En la miopía o en la hipermetropía esto se cumple: todos los meridianos del ojo tienen las mismas dioptrías, sea “de más” respecto de los ojos emétropes como en la miopía (compensada con lentes negativas) o “de menos” como ocurre en la hipermetropía (compensados con lentes positivas).

Pero el astigmatismo es algo diferente, los meridianos tienen dioptrías distintas entre sí. En él siempre hay un meridiano de máxima potencia y otro de mínima. Así, cada meridiano dará una imagen diferente respecto del otro, sea en tamaño o en posición dentro del ojo.

Esa diferencia es lo que se conoce como astigmatismo y según el ángulo del meridiano más potente la imagen se deformará en un sentido. Es necesario compensar los meridianos uno a uno para que imagen en retina sea nítida y bien proporcionada.Es por esto que la prescripción de una persona con astigmatismo tiene una graduación asociada siempre a un ángulo (entre 0º y 180º).

 

problemas-visuales-aprender

 

Asociación de astigmatismo con miopía o hipermetrropía

Las personas con astigmatismo pueden tenerlo asociado a miopía o hipermetropía. Normalmente el astigmatismo es constante o invariable en todas las visiones: si se tiene astigmatismo en lejos, se tiene la misma cantidad (y orientación) en cerca y en todas las distancias entre lejos y cerca (visión intermedia). También, suele ser invariable durante toda la vida.

Cuando el astigmatismo comienza a aumentar de manera brusca y constante o es más de 4 dioptrías, se dice que la persona tiene queratocono.

La mayoría de las veces, la córnea es la responsable de los astigmatismos en la visión. Para entender esto un poco mejor volveremos a comparar nuestro planeta con nuestros ojos y aprovecharemos para explicar cómo se compensa.  

La córnea no es esférica como una pelota de futbol, se parece más a una pelota de rugby. Esto genera un astigmatismo corneal fisiológico o “normal” que todos tenemos, pero que en la mayoría de los casos es compensado por otras estructuras internas del ojo. Éste resulta de la diferencia entre las curvaturas de la superficie de la córnea, en donde el meridiano vertical suele ser más curvo que el horizontal, que es más plano.

   La visión de una persona cuyo astigmatismo no está compensado es deformada según el ángulo y cuantía de ese astigmatismo. La distorsión que crea en la visión puede interpretarse como imágenes dobles (diplopía), alargadas o bastantes borrosas.

 

Cómo tratar el astigmatismo

Para compensar el astigmatismo se prescriben lentes cilíndricas o lentillas tóricas. Si además la persona es miope, hipermétrope o présbita, se colocan lentes o lentillas que compensen todas ellas. La visión que tiene una persona con astigmatismo sin compensación óptica depende de la cantidad de astigmatismo y del ángulo en el que éste le aqueje. A continuación podrás ver algunos casos de visión con astigmatismo sin compensar.  

En todos los casos, el equipo de GuillermoOpticos brida servicios optométrico-sanitarios y asesoramiento comercial y sobre cuidados de la vista para que puedas elegir la mejor opción en relación a tus características.

 

En nuestras instalaciones encontrarás profesionales comprometidos, con los conocimientos más innovadores y eficaces, equipamiento y monturas de última generación, y un ambiente distendido y distinguido para que tu visita sea confortable y gratificante.

Estamos para resolver tus dudas en relación a cualquier ayuda óptico-optométrica como gafas, lentillas y soluciones para lentes de contacto. Podrás adquirir otras ayudas como lupas e implementos para baja visión y aprender sobre higiene y salud visual.

También podrás implementar otras técnicas como ortoqueratología, mediante  las que renunciarás a gafas o lentillas sin prescindir de la satisfacción de una visión adecuada.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)